Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Parque Natural de Grazalema

Ayuntamiento de Cortes de la Frontera  • ayuntamiento@cortesdelafrontera.es  • 952154000

Ayuntamiento de Cortes de la Frontera

Parque Natural de Grazalema

El Parque Natural Sierra de Grazalema -51695 hectáreas- está situado en la Serranía de Ronda, a caballo de las provincias de Málaga y Cádiz.

Se trata de un macizo calizo modelado por la acción del agua a lo largo de los siglos lo que ha dado lugar a innumerables cuevas, simas y gargantas, algunas de ellas de gran espectacularidad.

Su elevado y escarpado relieve, con picos que superan ampliamente los 1.500m, junto a su orientación hacia el Atlántico, ha propiciado la existencia de un particular microclima de montaña que presenta el índice de pluviosidad más elevado de toda la Península Ibérica.

Por su riqueza y diversidad biológica y geológica fue declarado Reserva de la Biosfera (UNESCO 1977) y Parque Natural (Junta de Andalucía, 1984).

La característica más relevante del Parque Natural de Grazalema es, sin duda, la presencia del agua. Desde siempre, el agua ha caído sobre esta zona con una inusitada abundancia superando habitualmente los 2.000l/ m2, uno de los máximos de la Península Ibérica.

El paso del agua sobre las grises rocas calizas del Parque ha excavado profundos barrancos y estrechas gargantas por donde fluyen los arroyos, entre relajantes remansos y alegres saltos. Las grietas existentes en las rocas actúan como un efectivo drenaje natural que con el tiempo se ha convertido en un complejo sistema de acuíferos, cuevas y simas subterráneas dando a la sierra un aspecto lunar característico; la sierra modelada por el agua.

En el Parque Natural de Grazalema, los seres vivos han aprendido a convivir con el agua y su efecto erosivo sobre el terreno, dando lugar a una rica y variada vegetación y fauna. En las zonas bajas, donde los arroyos discurren entre angostas paredes, abunda la vegetación de ribera, muy cerrada.

Encaramándose por las laderas, luchando por el escaso suelo que deja la caliza lavada por la lluvia, se encuentran alcornoques, acebuches y quejigos. No obstante, la especie vegetal más característica es el pinsapo (Abies pinsapo), aunténtica joya botánica cuyos únicos reductos se encuentran en los Parques Naturales de Grazalema y Sierra de las Nieves.

Junto a la flora, la fauna es igualmente diversa y abundante. Destacan las rapaces con el buitre leonado (Gyps fulvus) como protagonista y dominador absoluto de la Sierra. Los mámíferos más representativos son la cabra montés (Capra pyrenaica) y los murciélagos (Mimopterus schreibersi) que tienen en la cueva Hundidero-Gato la mayor colonia conocida de la Península.